12 cosas en las que crees que ahorras [pero no es así]

¡Buenos días hormiguitas! Continuamente os estamos contando trucos para ahorrar, sobre todo, en el ámbito doméstico. Esto, junto con las promociones de pruébalo gratis y los métodos de ahorro seguramente harán que os resulte un poco más fácil llegar a fin de mes.

Restaurante gratis

Sin embargo, no todo lo que sea barato supone un ahorro real o, dicho de otra manera, hay muchas veces en las que lo barato sale caro. Puede ser que se nos haya escapado alguna (si es así y se te ocurren otras diferentes, no dudes en ponerlo en los comentarios) pero hemos hecho una pequeña lista con los 12 errores más comunes a la hora de buscar el ahorro.

Muchas de ellas son gastos realmente absurdos, que son perfectamente evitables y que además en muchos casos, si lo hacemos de la manera correcta, contribuirán a preservar el medio ambiente. Estas son las 12 cosas en las que no deberías invertir, al menos de forma habitual.

12 cosas en la que crees que ahorras [pero no es así]

1.- El café de las mañanas


Con esto no pretendo decirte que no tomes café ¡sólo faltaría eso! Pero si te levantas tan sólo 5 minutos antes, podrás hacerte un café con leche estupendo para tomar en casa o llevarte al trabajo. Cómprate una cafetera italiana de las de toda la vida, calienta un poco de leche y prepara tu termo para llevarlo contigo.

Vamos a intentar dejar de lado las famosas máquinas de cápsulas que tantos residuos generan, además piensa que este café sale mucho más caro que el normal. Seguro que lo que te gastes en la cafetera y el termo (si es que no los tienes ya) lo amortizarás enseguida con ese euro y medio que te dejas en cada café.



2.- Los precocinados


Te cuento mi experiencia: Es llegar las ofertas del supermercado a casa y ponerme como una loca a hacer la lista de la compra en base a los artículos en promoción; así que acabo picando en la sección de precocinados, con la excusa de que son súper baratos y no tengo que hacer nada.

Esta es una de las costumbres que me he propuesto cambiar para cuidar mi bolsillo y mi alimentación. Estos productos no son para nada saludables (contienen conservantes y demasiada sal) y por muy baratos que te parezcan, al final te hacen perder dinero. Eso sin contar los problemas de salud que puedes tener si abusas de ellos de manera habitual (colesterol, diabetes...)

En lugar de esto, y si no tienes demasiado tiempo para cocinar, quizás deberías plantearte comprar una olla de cocción lenta. No te pierdas esta guía para saber cuál es la que más te conviene.



3.- Los tapers


Todos tenemos la necesidad de tener tapers o fiambreras en casa, ya sea para guardar las sobras de alguna comida o para conservar correctamente determinados alimentos en el frigorífico. Estamos de acuerdo en que los de cristal son más caros que los de plástico, pero tienen más ventajas. Los de plástico van perdiendo su calidad a medida que los usas: pierden el color y las tapas acaban ajustando mal con el paso del tiempo, además de que muchos no especifican de que material están hechos (y hay algunos que son potencialmente peligrosos, como el Bisfenol A)

Por otra parte, los tapers de cristal también suelen servir para el horno, así que si eliges un tamaño adecuado, además te ahorras tener que comprar fuentes para tus asados y optimizas espacio en la cocina.

4.- Las bolsas de plástico


El año pasado entró en vigor una ley para desincentivar el consumo de las bolsas de plástico y ahora, cuando quieres que te den una en algún establecimiento, tienes que pagar por ella. Son realmente baratas ya que cuestan apenas 5 céntimos, pero si multiplicas esa cantidad por las veces que vas a hacer la compra (¡y seguramente necesitarás más de una!) ya no te parece tan barato ¿verdad?

Si no lo has hecho ya, es el momento perfecto para que inviertas en una cesta que te guste o incluso, en un carro de la compra. De esta forma también pondrás tu granito de arena para coseguir un mundo sin plásticos en el mar.



5.- El agua


El agua que llega a tu casa (salvo en contadas ocasiones) es apta para el consumo, de hecho, ya la estás pagando. Aprovéchala y no malgastes tu dinero en botellas que, además de hacerte perder tiempo en ir a comprarlas y tener que cargar con ellas hasta tu casa, no le hacen ningún favor al planeta. Puedes poner un filtro en tu grifo desde sólo 10 € y ya estarás ahorrando.

El precio del metro cúbico del agua corriente en España oscila entre 1,16€ y 2,69€, dependiendo de la zona donde vivas, es decir, que aunque vivas en la zona más cara, 1.000 litros de agua te costarían menos de 3€. ¡Imagina cuantas botellas tendrías que comprar para conseguir 1.000 litros de agua!

Y si tienes que salir y te quieres llevar agua contigo, haz uso de las botellas reutilizables. Hay modelos muy chulos, en diversos materiales, que podrás usar un montón de veces.

6.- Los productos de limpieza...


Limpiador de baños, antical, desengrasante, multiusos, friegasuelos, limpiacristales, abrillantador, limpiador para la madera... la lista de químicos par la limpieza del hogar es interminable, pero créeme ¡no los necesitas!  Si, hay que mantener la casa limpia pero no necesitas tener 50 botes diferentes que, a parte de llenar tus armarios y vaciar tus bolsillos, perjudican el medio ambiente.

¿Que te parece si los cambias por limpiadores naturales? El trío formado por vinagre, limón y bicarbonato es eficaz tanto para la limpieza de la casa, como para tratar las manchas de la ropa. Además es mucho más barato.





7.- ...y los utensilios para limpiar


Y lo mismo pasa con las bayetas, cepillos y demás utensilios que usamos para el mantenimiento de la casa. No necesitas 8 cepillos de diferentes tamaños, uno para cada cosa. De hecho, probablemente puedes hacerlo sólo con uno. Muchas veces nos dejamos llevar por compras de artilugios baratos que, supuestamente, nos arreglarán la vida y que al final acabarás tirando por que los usarás apenas un par de veces.

Lo que si deberías hacer, es tener 3 bayetas -preferiblemente de microfibra- diferenciadas (baño, cocina y resto de la casa), más que nada por higiene.

8.- Las toallas


Comprar toallas en bazares orientales o en mercadillos puede parecer un ahorro a primera vista pero esto no es así. Si, son más baratas pero a la primera de cambio olerán a humedad y se volverán ásperas.
Cuida tus toallas (y de paso, toda tu ropa) con esta guía de lavado.

Si no son buenas, ni secan ni aguantan y será un gasto que en unos pocos meses tandrás que volver a hacer. Lo mejor es comprar toallas de algodón o toallas de bambú, que son lo último en suavidad.





9.- Las servilletas de papel


En los últimos años han pasado a ocupar un lugar fijo en las despensa y en las listas de la compra de muchos españoles, con la excusa de que son más higiénicas. Sin embargo, su uso sólo está "justificado" en cumpleaños, celebraciones o cuando el número de comensales es muy elevado.

Seguro que tienes esa mantelería tan bonita que te regalaron en tu boda aún sin estrenar, cuidadosamente guardada en un cajón ¿verdad? No la guardes para una ocasión especial y haz que cada día lo sea. Como mucho, compra un juego de servilletas de tela blanca, que van con todo y son más sencillas de lavar. Verás como en poco tiempo las has amortizado.

10.- Las pilas


Sobre todo si tienes hijos pequeños, tendrás un auténtico arsenal de pilas en casa ya que la mayoría de sus juguetes las necesitan para funcionar. A esto súmale las de los mandos de la tele y del aire acondicionado, de los relojes de mesa y de pared, de los ambientadores que disparan solos, de las linternas.... ¡impresionante!

Las pilas salinas duran menos que las alcalinas y las baratas no duran tanto como las caras ¡pero son caras! Lo mejor es invertir en pilas recargables y cuando sea posible, elegir un aparato que use batería en lugar de pilas. Y cuando vayas a reciclarlas, hazlo de la manera correcta.

Ahorra con los seguros de El Corte Inglés

11.- El papel de aluminio


Se ha convertido en un clásico que tienes eliminar de tu cocina cuanto antes. En el mercado hay una gran variedad de alternativas al conocido como "papel albal" que puedes usar para llevar tus bocadillos. Desde fiambreras a wrap para enrollar el bocadillo pasando por fundas de plástico con forma de bocadillo. Fácil, ecológico y barato, ya que sólo tendrás que comprarlo una vez.

12.- Las bombillas


Hace poco publicamos un artículo en el que te contamos con pelos y señales cual es la mejor bombilla para ahorrar. Se que vas a pensar: "Está claro, las de LED". Pero no es tán fácil porque no todas las bombillas de LED son iguales.

Si compras bombillas de mala calidad, que suelen ser las más baratas, resulta que gastas un dinero y se funden como si fuera una bombilla incandescente. Aquí también hay que apostar por la calidad y, una vez más, saber que una buena calidad es sinónimo de durabilidad.

 


A modo de conclusión, y como sugerencia de ahorro ante futuras compras de productos que consideres imprescindibles: trata de no comprarlos de primera mano. Para estás compras de artículos de segunda mano, cada vez se usan más aplicaciones móviles de venta entre particulares, sin embargo las expectativas no siempre se cumplen.

Si quieres comprar productos de segunda mano con todas las garantías: usa plataformas como Cash Converters donde tienes 2 años de garantía en cualquier artículo. Y recuerda que también puedes vender aquellos que ya no usas y conseguir un dinerillo extra.

 

Si te ha parecido útil este contenido, no dudes en compartirlo ;)

 

Te puede interesar...

Lo + visto

Botellas reutilizables en McDonald's ¡por 1€!

Botellas reutilizables en McDonald's ¡por 1€!

¿Todavía no recibes nuestras novedades por WhatsApp ? ¡Únete aquí! ¡Buenos días hormiguitas! Llega uno de los clásicos del verano: el regalo de McDonald's…

Últimos post

    Cargando...

Recibe nuestras novedades por WhatsApp

Recibe nuestras novedades por Whatsapp

Descargate nuestra aplicación y sigue ahorrando.

Únete a nuestro canal de Telegram

Únete a nuestro canal de telegram

Sorteos

Ver

Encuestas
remuneradas

Ver

Prueba
gratis

Ver

Chollos

Ver