7 formas de ahorrar en calefacción

¡Buenos días hormiguitas! Ahora que parece que el frío ha llegado para quedarse, a muchos nos surge esta duda: ¿cómo tener la casa calentita utilizando lo menos posible la calefacción?

  1. No te pierdas todas las novedades que tenemos para tí en nuestro canal de Telegram


La bajada de las temperaturas lleva asociada inevitablemente una subida en nuestras facturas de suministros, ya sea gas, eletricidad, gasoil o cualquier otro.

Por eso hoy me gustaría ofrecerte estos consejos para encender la calefacción lo mínimo posible, mantener tu casa caliente sin tener que renunciar al confort y no tener que pagar demasiado por ello. Uno de mis favoritos es usar bata pero hay muchos más. Sigue leyendo y compruébalo.


7 formas de ahorrar en calefacción


Cuida el aislamiento

Buena parte del calor que acumulamos en casa, venga de la fuente que venga, puede escaparse por los marcos de las ventanas, la puerta de entrada o los cajones de las persianas, si no están convenientemente aislados. Y no sólo sale el calor, sino que también entra el frío. Para evitarlo, coloca burletes y sella los marcos con masilla o silicona.

Si tienes que cambiar las ventanas, elígelas de PVC, con rotura de puente térmico y doble acristalamiento ya que son las que ofrecen un mayor aislamiento.

A la hora de ventilar no lo hagas durante más de 10 minutos, sobre todo en los días de mucho viento y, si puede ser, no lo hagas a primera hora que es cuando más frío hace.

Aprovecha las horas en las que el sol ilumina tu casa para abrir las cortinas, subir las persianas y utilizar así su poder calorífico. Cuando el sol empiece a caer, tienes que hacer justo lo contrario para no perder el calor que has acumulado.



No te pierdas estos consejos para ahorrar con la plancha




Adapta la decoración

Es uno de los trucos más eficaces y menos costosos para calentar la casa sin necesidad de poner la calefacción.

Las alfombras actúan como aislante térmico y evitan la pérdida de calor por el suelo. Las más aislantes son las de lana anudada y las que tienen una gran densidad, es decir, muchas fibras por cm2.

Otra idea es cubrir las paredes con estanterías con libros, sobre todo los muros exteriores orientados al norte.

También puedes ambientar tu casa con colores oscuros y ocres, que aportan calidez visual. Incluso decorar con velas, teniendo siempre la precaución de ponerlas en un lugar seguro y alejado de los niños.



Calcula gratis tu seguro de hogar y ahorra un 30%


Aprovéchate de los electrodomésticos

Estos emiten calor (sobre todo la plancha y el horno) así que aprovéchalo al máximo. Por ejemplo, tras apagar el horno, déjalo abierto, así el calor se extenderá por toda la cocina, y luego, por la casa.

Si tienes un ventilador de techo, aprovéchalo en invierno también. Muchos ventiladores de techo cuentan con una función que hace que las aspas giren en sentido contrario a las agujas del reloj. Así se consigue que el aire caliente, que circula en sentido ascendente, descienda hacia la parte de abajo de la habitación y hará que inmediatamente notes más calor.

Después de la ducha abre la puerta del baño para que salga el vapor y el calor se distribuya por el resto de la casa.


En el sofá...

Un hecho tan simple como cambiar la funda del sofá te permitirá adaptarlo a las necesidades de cada estación. En invierno tu sofá será más confortable si lo cubres con un multiusos de un tejido cálido, como por ejemplo la coralina. También estará mejor si lo separas un poco de la pared, sobre todo si está junto a muros exteriores.

En muchas casas está desapareciendo la costumbre de poner mantas en las camas, dejando todo el protagonismo a los edredones nórdicos. Sin embargo, si aún tienes alguna manta por casa puedes aprovecharla para taparte en el sofá.

Si no tienes, quizá sea el momento de invertir en una. Para que te caliente de verdad, elige una manta de lana, franela o tejido polar. Este es un recurso muy sencillo y agradable que puede evitarte tener que encender la calefacción o poder ponerla a una temperatura más baja.


Estudio genético Covid-19 gratis



El calor, por zonas

Si hay habitaciones que no uses o uses poco, cierra sus puertas. De este modo el calor se concentrará en las estancias que más utilices y podrás calentar tu casa con menos recursos. Si tu casa tiene dos plantas y apenas usas la de arriba, cierra las puertas de la inferior para que el calor no se escape a la superior.


La humedad

Hay zonas que de por sí tienen una elevada humedad ambiental. Si el nivel de humedad en el interior de tu casa también es muy alto, la sensación de frío aumenta y tenderás a poner la calefacción más alta.

Por eso es muy importante que evites tender la ropa dentro de casa. De hecho, si vives en una zona húmeda, una buena idea sería que utilizaras un aparato deshumidificador para así reducir la humedad ambiental y no notar tanto frío.

La alimentación


Si cuando estamos en verano nos apetecen ensaladas y platos ligeros y frescos, al llegar el invierno sucede justo lo contrario. Llegar a casa y comer un plato de cuchara calentito es una de las mejores sensaciones del invierno.

Otra cosa que también puede ayudarte a subir tu temperatura corporal, son las infusiones (y los caldos). Es un remedio bastante económico que hará que entres en calor rapidamente. Además puedes usar la taza para calentarte las manos.

 

Y tú ¿qué trucos tienes para calentar tu casa?

 

 

Te puede interesar...

Lo + visto

Botellas reutilizables en McDonald's ¡por 1€!

Botellas reutilizables en McDonald's ¡por 1€!

¿Todavía no recibes nuestras novedades por WhatsApp ? ¡Únete aquí! ¡Buenos días hormiguitas! Llega uno de los clásicos del verano: el regalo de McDonald's…

Últimos post

    Cargando...

Recibe nuestras novedades por WhatsApp

Recibe nuestras novedades por Whatsapp

Descargate nuestra aplicación y sigue ahorrando.

Únete a nuestro canal de Telegram

Únete a nuestro canal de telegram

Sorteos

Ver

Encuestas
remuneradas

Ver

Prueba
gratis

Ver

Chollos

Ver